RSS Feed

‘Cocina’ Category

  1. Food Revolution

    mayo 19, 2012 by Eva

    Con motivo de la celebración de la Food Revolution, de la que podéis conocer su historia y porqué Jamie Oliver la promovió con motivo de comer sano, barato y no perdiendo nada de tiempo, algo que intenta implantar en todos los comedores de colegios en muchos estados. Inició esta revolución en Estados Unidos dónde se dan muchos más casos de obesidad infantil que en muchos otros paises juntos. Es algo que siempre le ha preocupado a este chef tan conocido, que lleva muchos años intentando promover una gastronomía sencilla pero saludable, apostando fuertemente por los productos frescos y en origen.

    A mi personalmente, si hay algo que me vuelva loca, es la gastronomía. Creo firmemente en la comida como arte y en muchos cocineros como auténticos creadores de composiciones increibles donde todos los sentidos trabajan.

    En el campo gastronómico, podemos diferenciar muchas corrientes: creativa, casera, vegetariana, macrobiótica, naturista, internacional, especial (en el caso de celíacos e intolerantes a la lactosa, por ejemplo), comida rápida y movimientos como el “Slow food” en contraposición y hasta gastronomía molecular. Yo me quedo con la comida casera porque considero que es la auténtica, la tradicional, la que ha enriquecido nuestra cultura y la que está al alcance de todos y todas.

    Me encantan los blogs gastronómicos y una de las ideas que tenía hoy es compartir con vosotros grandes blogueros aficionados o especialistas en gastronomía:

    - Mikel Iturriaga A.K.A. “El Comidista”: es de mis blogs favoritos, la razón es la perfecta combinación entre comida, humor y anécdotas. Creo que un buen blog tiene que dejar de lado la seriedad y sacar a relucir el carácter del bloguero y creo que Iturriaga lo consigue. Mis secciones favoritas “Aló, comidista” dónde la gente pregunta sin miedo ni pudor (puedes hacerlo también desde el anonimato), desde cómo hacer una pata de cordero a proposiciones indecentes: para no dejar de leer. Entres sus posts podemos encontrar también tributos a la comida “viejuna”, para entender el término tenemos que pensar en qué tienen en común la tarta al whisky o la comtessa, el coctel de gambas o el san jacobo. Me encantan sus investigaciones de campo y en especial fue buenísima la del “Gazpacho de bote”, también con segunda parte. Desde aquí afirmo que es todo un CRIMEN comprar gazpacho de tetra brik, os paso la receta perfecta cuando queráis.

    - Gipsy Chef y su “República gastronómica”: Es un máquina, no quiero utilizar la palabra campechanía porque siempre la relacionamos a un señor un poco vago, pero es lo que define a este artista. Comida sencilla, riquísima y fomentando el origen natural y ecológico de los productos. El formato es video-blog, vinculado a una cuenta en tumblr, o sea que si teneis cuenta dadle a seguir porque no os arrepentiréis.

    - El misterioso Falsarius Chef: mejor no describir a este personaje tan curioso. Mejor visitarlo y disfrutar de sus recetas tan peculiares. Su filosofía es no complicarse la vida y darle la vuelta a platos preparados o precocinados. Genera tantas simpatías como antipatías pero es muy crítico con todo lo que rodea el negocio que se ha generado con el tema del comer cosa que comparto profundamente. No quiero que la comida no pueda estar al alcance de todos y pienso que los restaurantes que solo buscan negocio, se convierten en algo clasista e injusto. Hay muy buena gastronomía a precios totalmente asequibles y muchas veces por ser más caro no significa que esté más exquisito.

    - Las cocineras de “Pimienta Rosa”: blog gastronómico 100%, aparte de las recetas, nos hablan del mundo de la cocina en general: cursos, concursos, reseñas y un largo etcétera, muchas iniciativas que lo hacen ameno y fácil de leer. .

    - El equipo de “Pepa cooks”: recetas de toda la vida, un formato rápido y accesible. Recomendado para principiantes pero también para expertillos, por secciones y con un gran recetario. Impresionad a vuestros amigos!

    Y para jugar un poco, os dejo un experimento: cocinar. La idea es que me enviéis las fotos del resultado y algún comentario (o muchos): qué os ha parecido, si fue difícil de cocinar, si encontrásteis los ingredientes facilmente, etc. Cuando tenga bastantes fotos y comentarios, las compartiré con todos vosotros. El objetivo es seguir un poco el camino de Jamie y de la Food Revolution y difundir la idea de que cocinar sano, barato y delicioso, es super sencillo.

    Para ponerlo tirado, os doy una opciones facilísima, ¿Aceptáis el reto? Enviadme las fotos con las delicias o los desastres a: girls@hastaluegomama.com

     

    Pasta inspiradción Jamie Oliver” (que no suya!)

    Ingredientes (para 4 personas, si somos menos, dividimos):

    - 500gr de tomates cherry

    - 250gr de gambitas peladas

    - 500g de macarrones rústicos

    - 2 quesos mozzarela frescos (aprox. 250gr)

    - Un puñado de albahaca fresca

    - Un trozo de queso parmesano o grana padano

    - Aceite virgen extra, sal y pimienta

    Esta receta se puede hacer en 10 minutos.

    Ponemos la pasta a cocer cuando el agua rompa a hervir, haced caso al paquete y dejadla “al dente”. Sal, un poco de aceite de oliva y orégano en el agua quedarán de lujo.

    No hace falta deciros que si los ingredientes pueden ser procedentes de la agricultura ecológica o de vuestro propio huerto, simplemente triunfaréis. Yo voy a hacer una mezcla entre huerto urbano y evil corporate.

    Añadimos las gambas peladas (sino quereis comprar mini gambas, puede servir gamba o gambón troceado, yo en este caso he utilizado colas de camarón congeladas) a una olla a la que le hemos echado un buen chorro de aceite de oliva virgen extra.  Troceamos los tomates cherry por la mitad y los añadimos cuando las gambas estén casi hechas, los dejamos cocinarse y añadimos una pizca de sal y otra de pimienta. Troceamos la mozzarela en cuadraditos de medio cm aproximadamente y lo dejamos preparado para la acción.

    Lo de ahora tiene que ser rápido y tiene que hacerse una vez la pasta esté cocida y escurrida. Añadimos los taquitos de queso a las gambitas y tomates y no paramos de remover (si dejamos de remover, se pegará todo). A continuación, sin dejar de remover, añadimos la pasta escurrida (si le queda algo de agua, no pasa nada) y seguimos removiendo. Añadimos aproximadamente 10 hojas de albahaca fresca troceada (en tiras va perfecto).

    Retiramos del fuego y servimos en platos. Rallamos queso parmesano o grana padano o aún mejor, hacemos virutas (super sencillo, utilizad un pelador). Colocamos por encima dos o tres hojas de albahaca fresca enteras y un chorrito de aceite de oliva.

    A los fogones mis valientes!

    @evavelcor

     


  2. ¿Somos capaces de hacer una paella de restaurante?

    marzo 3, 2012 by Eva

    Saludos población matriuska.

    Ya os habréis dado cuenta de que por aquí hablamos de todo: de repente pasamos de verduras a momias, de mini skates a magdalenas decoradas, somos de esos.

    Para seguir en la linea, hoy os voy a sorprender con la receta de una paella que os va a hacer quedar como señores, solo seguid los pasos, no os emocionéis y os saltéis la receta a la torera porque el arroz es muy “delicao” y lo mismo que te sale un arrozaco de Puerto de la Vila, te sale un empastre digno de alquitrán de carretera.

    Lo primero ponernos a tono y ambientarnos, para ello os recomiendo esta reliquia que seguro que a más de uno os suena (verdad, no? no soy demasiado “viejuna”?)


    (mola cuando  empieza lo marchoso, en el segundo 45 más o menos)

    Y para viejunas (término que leí por primera vez en el gran Comidista, que si no lo seguís, podeis darle un repaso), las revistas que llenaban los cajones de nuestras madres, recetas que mi hermano y yo cogíamos y haciendo como si fuéramos Arguiñano, eso es explicar la receta a una cámara falsa (Axel, no me mates), empezábamos con nuestras cocinitas, siempre haciendo algún que otro chiste como mandaba nuestro lider, que por aquella época tenía estas pintas:

    Pero vamos al grano, dándole a las imágenes ese homenaje viejuno.

    Ingredientes (para dos personas con hambre o tres personas estándar):
    - Arroz
    - 2 muslos de pollo
    - 1 pimiento rojo pequeño
    - 2 alcachofas
    - 1 puñado de habas
    - Caldo de pollo
    - Aceite de oliva virgen extra
    - Colorante alimenticio
    - Perejil

    Para el “MAJAO” (si, se llama así)
    - 2 tomates maduros
    - 2 ñoras
    - 2 clavos
    - 2 ajos
    - Sal

    1. Preparamos los ingredientes: cortamos las alcachofas, deshuesamos los muslos de pollo, quitándoles la piel y troceando la carne, hacemos el pimiento rojo a tiras. Pelamos los tomates y los troceamos, quitamos el rabito y las pepitas a las ñoras y pelamos los ajos.
    2. Ponemos aceite de oliva virgen extra en una paella, añadimos las ñoras hasta que se frían un poco (no mucho porque se queman enseguida), y las sacamos al mortero.
    3. Añadimos las tiras de pimiento rojo y las freímos, cuando están blandas las sacamos y apartamos, les quitaremos la piel mientras se hacen los demás ingredientes.
    4. Añadimos los huesos de pollo a los que hemos dejado algo de carne porque le darán mucho jugo a la paella, casi cuando estén fritos añadimos la carne, la freimos y apartamos.
    5. Paralelamente estamos preparando el “majao”, lo que le dará sabor y vida a la paella. Al mortero con las ñoras, añadimos dos clavos, dos dientes de ajo y un puñadito de sal, machacamos a muerte hasta que obtengamos una disgusting pasta. A continuación añadimos los tomates troceados y volvemos a machacar. Al final obtendremos una suculenta pasta.
    6. Retiramos la carne y añadimos primero las alcachofas, dejamos que se hagan un poco y a continuación añadimos las habas.
    7. Cuando la verdura esté más o menos hechita (un poco doradita por encima), añadimos los trocitos de carne, lo rehogamos todo junto y nos disponemos a añadir el arroz.
    8. Las medidas son según el hambre que tengamos, pero yo suelo poner para dos personas hambrientas 1 taza y media de arroz (una taza de café con leche más o menos). Incorporamos el arroz y removemos para que coja un punto de fritura que hará que el arroz se nos quede durito y suelto.
    9. Es momento de recuperar el majao y añadirlo, lo dejamos caer en la paella y empezamos a mezclar mientras el arroz se sigue haciendo.
    10. Añadimos un poco de colorante y removemos, ya va cogiendo forma, el aroma en este punto es increible.
    11. Momento del caldo. Lo ideal es haccerlo con caldo casero porque tiene más cantidad de agua y más sabor, pero si vamos con prisas o no sabemos hacerlo, vale con uno de bote del Mercadona a partes iguales con agua porque sino se espesa un montón (true story). La cantidad de caldo perfecta son tres partes por cada una de arroz, al menos es la que a mi me funciona mejor.
    12. Una vez el caldo añadido y habiendo mareado un poco la paella (darle unos toques con el fin de que todos los ingredientes se repartan genial), ponemos los huesos de pollo, un puñado de perejil y las tiras de pimiento peladas.
    13. Truco: si vemos que la paella se va quedando sin agua, recomiendo tapar un rato con papel de aluminio.
    14. Dejamos un ratito hasta que el grano tierno y después dejamos reposar unos 10 minutos (no seais ansiosos porque este reposo ayuda un montón.

    Aquí os dejo unas fotos del proceso, para que comprobéis si se va pareciendo o no:


    Et voilà: una paella por la que os cobrarían mínimo 20 euros en media hora.

     


  3. Cupcake Fever

    febrero 23, 2012 by Carmins_

    Aviso para navegantes: este post contiene un número elevado de palabras espeluznantes que pueden herir la sensibilidad del lector, por ejemplo: rosa, cookie, mono, glass o fondant.

    “¡Un cupcake no es más que una magdalena mona!”, claman las voces indignadas de la repostería más castiza. Y es verdad, un cupcake no es más que una magdalena mona y mantecosa. Tan mona y tan mantecosa que resulta irresistible a primera vista y todavía más tras el primer bocado (tras el segundo igual te da una hiperglucemia del copón, ¡la vida sin riesgo sería insípida!). Lo confirmo desde mi nula experiencia como repostera casi convertida en pasión tras asistir a uno de los cursos de cupcakes que ofrece I LOVE COOKIES, una pequeña empresa de Barcelona dedicada en cuerpo y alma al arte repostero. Muy recomendable, tanto para para manitas expertas como para “manazas” con cero experiencia (myself) que quieran aprender de dónde salen esos colores tan vistosos y apetecibles de cuando buscas “cupcake” en google images, además de evadirse de la rutina diaria y adentrarse durante dos horas en el mundo de color de rosa (esto es literal) de I LOVE COOKIES.

    Para no desvelar todos los secretos del proceso creativo, me limitaré a compartir la receta del “buttercream” (la crema de colores que decora las magdalenas), acompañada de algunas fotos que ilustren lo bien que lo pasamos en el taller.

    ¡No apto para diabéticos!

    BUTTERCREAM
    250grs de azúcar glass
    125grs de mantequilla sin sal
    Esencia al gusto
    Cucharadas de leche

    Batir la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar glas y la esencia. Rectificar punto agregando leche si fuese necesario para que quede una masa más cremosa. Colorear con colorantes líquidos o en gel. Meter la crema en una manga pastelera y ¡a decorar!

    Carmins_