RSS Feed

‘Ecología’ Category

  1. La isla de Alborán

    mayo 31, 2012 by negrez

     

    La isla de Alborán es una pequeña territorio insular que pertenece al Estado español. Administrado por la provincia de Almería, esta pequeña isla se encuentra a medio camino entre la costa almeriense y la ciudad de Melilla. El nombre de la isla se debe a un corsario bereber llamado Mustafá ben Yusuf el Magmuz ed Din (apodado Al-Borany que vendria a traducirse como tormenta) . Fue quien uso la isla por el siglo XVI como refugio y fondeadero para su flota de asalto sobre las embarcaciones que cruzaban el estrecho de Gibraltar y sobre las costas de la Península Ibérica. Por este topónimo también es llamado el Mar de Alborán como la zona que se encuentra desde la isla hasta el estrecho de Gibraltar y entre la coste norteafricana y sureña de Andalucía.

      La isla de Alborán tiene unas 7,12 hectáreas de roca volcánica y a la isla principal se le debe sumar el islote de La Nube. Tiene una altura máxima de 16 m sobre el nivel del mar y unos 265 m de anchura máxima. Las edificaciones que destacan sobre la isla son su faro de 1876. El cementerio donde se encuentra las tumbas de una suegra, y una mujer de diferentes fareros más una tumba de un combatiente alemán de la Segunda Guerra Mundial. También destaca un helipuerto y un edificio que se uso como caserna para las tropas militares antes de la rehabilitación del faro. La isla también cuenta con dos embarcaderos, uno en levante y el otro en poniente.

     La isla se hizo famosa hacia la década de 1960 con la presencia en la zona de barqueros “pesqueros” soviéticos lo que incitó a la ocupación permanente por militares de manos del régimen franquista aunque la isla quedó sin presencia de autoridades estatales entre finales de 1960 y 1997. En ese año, 1997, la isla se vuelve a ocupar con un destacamento militar ininterrumpidamente hasta el día de hoy. Sus funciones son la vigilancia de la propia isla y sus aguas para evitar su uso por narcotraficantes y trafico de inmigrantes que hubo durante los años de ausencia institucional. Además de la protección del medio para evitar la sobre pesca, el tráfico de coral y la destrucción de fauna y flora de la isla. La isla y su entorno fueron declarados Reserva Marítima y Reserva de Pesca en 1997 y en 2003 el Parlamento andaluz aprobó la declaración de Paraje Natural de Alborán, islote de la Nube más las aguas que los circundan y rodean.


  2. Experimento number one: FASE 2

    febrero 26, 2012 by Eva

    Empezamos con la Fase 2 del experimento: La recepción de la mercancía.

    Hay que decir que el embalaje es inmejorable. La caja es dura y resistente: a prueba de golpes… viene tapado por un envoltorio de papel y precintado por una rejilla de plástico.

    El problema ha llegado al abrir la caja y no encontrar lo que esperábamos. Cómo dijimos en la Fase 1 del experimento, supuestamente según nos anunció la web (de  hecho sigue apareciendo este contenido), la caja debía estar compuesta por:

    Patata Nueva (0,25kg) Cebolla seca (0,25 kg) Lechuga (1 u) Coliflor (0,75 kg) Pimiento Rojo (0,2 kg) Calabaza (1,5 kg) Zanahoria (0,75 kg) Tomate Raf (0,5 kg) Puerro (0,5 kg) Pepino (0,5) Aguacate (0,25 kg) Plátanos (0,5 kg) Naranja de mesa (1 kg)
    Pero en cambio no tenemos ni lechuga, ni coliflor, ni pimiento rojo, ni tomate, ni puerro ni aguacate.

    Sabemos que muchas veces prima la producción, es decir, nos sirven lo que cultiva el agricultor más cercano según la cosecha semanal o quincenal pero concretamente, como en esta web nos aseguraron que el contenido de la caja se actualiza cada semana, les escribimos para que nos cuenten qué ha pasado.

    Buenas tardes,

    He recibido la cesta y la verdad es que he echado de menos muchos productos. Se que el contenido es orientativo pero hay cosas considero básicas que no están y pensaba que actualizaríais el contenido con los productos reales que se envían cada semana.

    No tengo ni tomates, ni lechuga, ni coliflor, ni pimiento rojo, ni aguacate, ni puerro. Cuando en la web sigue apareciendo que el contenido de la caja es: Patata Nueva (0,25kg) Cebolla seca (0,25 kg) Lechuga (1 u) Coliflor (0,75 kg) Pimiento Rojo (0,2 kg) Calabaza (1,5 kg) Zanahoria (0,75 kg) Tomate Raf (0,5 kg) Puerro (0,5 kg) Pepino (0,5) Aguacate (0,25 kg) Plátanos (0,5 kg) Naranja de mesa (1 kg)

    Me gustaría saber si esto es siempre así, para buscar otras opciones.

    Saludos.

    A lo que nos contestan rapidísimo (excelente atención al cliente), lo siguiente:

    Buenas tardes, Eva

    no, no es así. Procuramos tener actualizada todas las semanas la web con los productos que se van a enviar y que las cestas se adapten lo más posible a ello.

    Sentimos mucho lo ocurrido, ha habido un “despiste” pero te aseguro que en tus envíos recibirás lo que viene indicado, salvo alguna excepción.

    De todos modos, si hay algún producto que no quieras dínoslo y en la próxima cesta compensamos, vale?

    Gracias, y perdona el error.

    Un saludo

    Quedo muy agradecida y además me vuelven a escribir:

    Hola Eva: Ya está hablado con el productor y le hemos enviado todo lo que falta junto con la foto adjunta. En primer lugar siente mucho lo ocurrido, y te pide disculpas.

    En tu próxima cesta en 2 semanas, serás compensada, por este incidente.

    Muchas gracias. Que tengas un buen día. 

    Por lo que tenemos que decir, que de momento el experimento no ha salido bien del todo, la semana que viene pasaremos directamente a la Fase 3: recibir de nuevo la caja y ver si efectivamente, se servicio de post-venta es tan bueno como parece.

    En cuanto al sabor de los alimentos y la diferencia con los productos normales, tenemos a nuestro catador oficial Jaume que me ha hecho un pequeño análisis de los productos:

    - Manzanas: sabor parecido
    - Pepinos: se nota la diferencia
    - Calabacín: se nota muchísimo la diferencia
    - Plátanos: no se nota nada la diferencia
    - Berenjena: por comprobar
    - Pimientos: por comprobar
    - Patatas: por comprobar
    - Cebolla: por comprobar
    - Peras: se nota algo la diferencia, pero están demasiado duras
    - Zanahorias: se nota muchísimo la diferencia, tal vez sea lo que más destaque, están dulces y buenísimas
    - Naranjas: se nota muchísimo también, están excelentes
    - Nabo: riquísimo también, en ensalada :)

    De momento merece la pena pagar un poquito más, lo que nos queda por saber es si recibiremos los productos que hemos pedido.

    Eso lo dejamos para la Fase 3.

    Y por cierto, se está cociendo ya el Experimento número 2: “Cómo abrir una cuenta bancaria ética y escapar de la banca tradicional”

    Eva en twitter

     


  3. Experimento number one

    febrero 15, 2012 by Eva

    Buenas tardes matriuskas!

    Hoy vamos a empezar un experimento.

    Siempre he tenido especial predilección por la Alimentación Ecológica y de calidad, en intentar comprar directamente del huerto, o como mucho de la frutería local. Se que hoy en día es bien complicado porque el trabajo, las prisas, el dinero, etc. nos impiden muchas veces hacer lo que nos gustaría en el desarrollo de este tipo de filosofías alternativas.

    Hace un tiempo descubrí la página web www.mumumio.com y llevo un tiempo queriendo probarla. En ella se nos ofrece un gran catálogo de productos frescos y de calidad, muchos de ellos ecológicos y muchos también vienen directamente del productor. Pero antes de presentaros los pasos que me llevarán a completar este experimento, vamos a hablar un poquito de alimentación ecológica y alternativa

    En la wikipedia encontramos la siguiente definición:

    “La agricultura ecológica, o sus sinónimos: orgánica o biológica, es un sistema para cultivar una explotación agrícola autónoma basada en la utilización óptima de los recursos naturales, sin emplear productos químicos de síntesis, u organismos genéticamente modificados (OGMs) -ni para abono ni para combatir las plagas-, logrando de esta forma obtener alimentos orgánicos a la vez que se conserva la fertilidad de la tierra y se respeta el medio ambiente. Todo ello de manera sostenible y equilibrada.”

    En cuento a la ganadería extensiva (y de paso introduzco también el concepto de extensivo):

    “Los sistemas extensivos, tradicionales o convencionales de producción animal se caracterizan esencialmente por formar parte de un ecosistema natural modificado por el hombre, es decir, un agroecosistema, y tienen como objetivo la utilización del territorio de una manera perdurable, o sea, están sometidos a los ciclos naturales”

    Y os preguntaréis, ¿por qué voy a cambiar mi tipo de alimentación si es mucho más cara y difícil de conseguir? He aquí unos cuantos argumentos que me sirvieron a mi misma para convencerme que debía hacer el cambio poco a poco:

    - El primer motivo es que no estamos hablando del mismo producto. No es lo mismo un tomate de una gran superficie que un tomate ecológico, el sabor, la textura, el contenido en agua, el aporte de nutrientes, no son los mismos, por lo tanto no podemos comparar el precio de dos productos cuando no son el mismo.
    - Porque no han sido modificados genéticamente y ayuda a la conservación de semillas autóctonas, auténtico Patrimonio de la Humanidad.
    - Porque se fomenta un consumo responsable y de temporada. Evitamos que pasen cosas como esta:

    En la imagen (pinchando en ella entramos a la fuente) podemos ver la costa de Almeria en 1974 y en la actualidad. Yo misma estuve en Almeria el año pasado y el paisaje es desolador, plástico, plástico y más plástico por satisfacer las necesidades que generamos (y no voy a entrar a hablar de la cantidad de tomates y fresas que se producen allí y se tiran porque no merece la pena ni ponerlas en venta).
    - Porque contribuimos y apoyamos la economia local frente al capitalismo salvaje de las grandes corporaciones.
    - Muchos motivos más los podemos encontrar aquí.

    Por tanto, teniendo en cuenta todo esto, vamos a ver si nos sale rentable y merece la pena gastarse un poquito más de dinero por comer mejor. Vamos a seguir unos pasos con el objetivo de tener en casa una cesta de verdura y fruta ecológica la semana que viene.

    Experimento numer one: cómo comer ecológico sin salir de casa

    Fase 1: conseguir una cesta ecológica sin salir de casa

    1. Vamos a mumumio
    2. Buscamos una cesta que se adapte a nuestras necesidades. Dándole vueltas he elegido esta que esta semana estará compuesta por: Patata Nueva (0,25kg) Cebolla seca (0,25 kg) Lechuga (1 u) Coliflor (0,75 kg) Pimiento Rojo (0,2 kg) Calabaza (1,5 kg) Zanahoria (0,75 kg) Tomate Raf (0,5 kg) Puerro (0,5 kg) Pepino (0,5) Aguacate (0,25 kg) Plátanos (0,5 kg) Naranja de mesa (1 kg) r> Total: 5 kg aprox.
    3. Comprobamos que tenemos una oferta en la que suscribiéndonos (hacer que nos traigan una cesta cada semana), la cuarta cesta nos va a salir gratis: genial.
    4. Introducimos nuestros datos, le damos a aceptar e introducimos la información de pago.
    5. Mumumio también nos da la opción de cambiar algún producto que no nos guste. Yo les envié una nota diciendo que me cambiaran la calabaza (por sorpresa).

    Y en próximos días pasaremos a la recepción del material: pondré fotos y comentaremos si merece la pena o no.