RSS Feed

‘Experimentos’ Category

  1. Food Revolution

    mayo 19, 2012 by Eva

    Con motivo de la celebración de la Food Revolution, de la que podéis conocer su historia y porqué Jamie Oliver la promovió con motivo de comer sano, barato y no perdiendo nada de tiempo, algo que intenta implantar en todos los comedores de colegios en muchos estados. Inició esta revolución en Estados Unidos dónde se dan muchos más casos de obesidad infantil que en muchos otros paises juntos. Es algo que siempre le ha preocupado a este chef tan conocido, que lleva muchos años intentando promover una gastronomía sencilla pero saludable, apostando fuertemente por los productos frescos y en origen.

    A mi personalmente, si hay algo que me vuelva loca, es la gastronomía. Creo firmemente en la comida como arte y en muchos cocineros como auténticos creadores de composiciones increibles donde todos los sentidos trabajan.

    En el campo gastronómico, podemos diferenciar muchas corrientes: creativa, casera, vegetariana, macrobiótica, naturista, internacional, especial (en el caso de celíacos e intolerantes a la lactosa, por ejemplo), comida rápida y movimientos como el “Slow food” en contraposición y hasta gastronomía molecular. Yo me quedo con la comida casera porque considero que es la auténtica, la tradicional, la que ha enriquecido nuestra cultura y la que está al alcance de todos y todas.

    Me encantan los blogs gastronómicos y una de las ideas que tenía hoy es compartir con vosotros grandes blogueros aficionados o especialistas en gastronomía:

    - Mikel Iturriaga A.K.A. “El Comidista”: es de mis blogs favoritos, la razón es la perfecta combinación entre comida, humor y anécdotas. Creo que un buen blog tiene que dejar de lado la seriedad y sacar a relucir el carácter del bloguero y creo que Iturriaga lo consigue. Mis secciones favoritas “Aló, comidista” dónde la gente pregunta sin miedo ni pudor (puedes hacerlo también desde el anonimato), desde cómo hacer una pata de cordero a proposiciones indecentes: para no dejar de leer. Entres sus posts podemos encontrar también tributos a la comida “viejuna”, para entender el término tenemos que pensar en qué tienen en común la tarta al whisky o la comtessa, el coctel de gambas o el san jacobo. Me encantan sus investigaciones de campo y en especial fue buenísima la del “Gazpacho de bote”, también con segunda parte. Desde aquí afirmo que es todo un CRIMEN comprar gazpacho de tetra brik, os paso la receta perfecta cuando queráis.

    - Gipsy Chef y su “República gastronómica”: Es un máquina, no quiero utilizar la palabra campechanía porque siempre la relacionamos a un señor un poco vago, pero es lo que define a este artista. Comida sencilla, riquísima y fomentando el origen natural y ecológico de los productos. El formato es video-blog, vinculado a una cuenta en tumblr, o sea que si teneis cuenta dadle a seguir porque no os arrepentiréis.

    - El misterioso Falsarius Chef: mejor no describir a este personaje tan curioso. Mejor visitarlo y disfrutar de sus recetas tan peculiares. Su filosofía es no complicarse la vida y darle la vuelta a platos preparados o precocinados. Genera tantas simpatías como antipatías pero es muy crítico con todo lo que rodea el negocio que se ha generado con el tema del comer cosa que comparto profundamente. No quiero que la comida no pueda estar al alcance de todos y pienso que los restaurantes que solo buscan negocio, se convierten en algo clasista e injusto. Hay muy buena gastronomía a precios totalmente asequibles y muchas veces por ser más caro no significa que esté más exquisito.

    - Las cocineras de “Pimienta Rosa”: blog gastronómico 100%, aparte de las recetas, nos hablan del mundo de la cocina en general: cursos, concursos, reseñas y un largo etcétera, muchas iniciativas que lo hacen ameno y fácil de leer. .

    - El equipo de “Pepa cooks”: recetas de toda la vida, un formato rápido y accesible. Recomendado para principiantes pero también para expertillos, por secciones y con un gran recetario. Impresionad a vuestros amigos!

    Y para jugar un poco, os dejo un experimento: cocinar. La idea es que me enviéis las fotos del resultado y algún comentario (o muchos): qué os ha parecido, si fue difícil de cocinar, si encontrásteis los ingredientes facilmente, etc. Cuando tenga bastantes fotos y comentarios, las compartiré con todos vosotros. El objetivo es seguir un poco el camino de Jamie y de la Food Revolution y difundir la idea de que cocinar sano, barato y delicioso, es super sencillo.

    Para ponerlo tirado, os doy una opciones facilísima, ¿Aceptáis el reto? Enviadme las fotos con las delicias o los desastres a: girls@hastaluegomama.com

     

    Pasta inspiradción Jamie Oliver” (que no suya!)

    Ingredientes (para 4 personas, si somos menos, dividimos):

    - 500gr de tomates cherry

    - 250gr de gambitas peladas

    - 500g de macarrones rústicos

    - 2 quesos mozzarela frescos (aprox. 250gr)

    - Un puñado de albahaca fresca

    - Un trozo de queso parmesano o grana padano

    - Aceite virgen extra, sal y pimienta

    Esta receta se puede hacer en 10 minutos.

    Ponemos la pasta a cocer cuando el agua rompa a hervir, haced caso al paquete y dejadla “al dente”. Sal, un poco de aceite de oliva y orégano en el agua quedarán de lujo.

    No hace falta deciros que si los ingredientes pueden ser procedentes de la agricultura ecológica o de vuestro propio huerto, simplemente triunfaréis. Yo voy a hacer una mezcla entre huerto urbano y evil corporate.

    Añadimos las gambas peladas (sino quereis comprar mini gambas, puede servir gamba o gambón troceado, yo en este caso he utilizado colas de camarón congeladas) a una olla a la que le hemos echado un buen chorro de aceite de oliva virgen extra.  Troceamos los tomates cherry por la mitad y los añadimos cuando las gambas estén casi hechas, los dejamos cocinarse y añadimos una pizca de sal y otra de pimienta. Troceamos la mozzarela en cuadraditos de medio cm aproximadamente y lo dejamos preparado para la acción.

    Lo de ahora tiene que ser rápido y tiene que hacerse una vez la pasta esté cocida y escurrida. Añadimos los taquitos de queso a las gambitas y tomates y no paramos de remover (si dejamos de remover, se pegará todo). A continuación, sin dejar de remover, añadimos la pasta escurrida (si le queda algo de agua, no pasa nada) y seguimos removiendo. Añadimos aproximadamente 10 hojas de albahaca fresca troceada (en tiras va perfecto).

    Retiramos del fuego y servimos en platos. Rallamos queso parmesano o grana padano o aún mejor, hacemos virutas (super sencillo, utilizad un pelador). Colocamos por encima dos o tres hojas de albahaca fresca enteras y un chorrito de aceite de oliva.

    A los fogones mis valientes!

    @evavelcor

     


  2. Experimento number one: FASE 2

    febrero 26, 2012 by Eva

    Empezamos con la Fase 2 del experimento: La recepción de la mercancía.

    Hay que decir que el embalaje es inmejorable. La caja es dura y resistente: a prueba de golpes… viene tapado por un envoltorio de papel y precintado por una rejilla de plástico.

    El problema ha llegado al abrir la caja y no encontrar lo que esperábamos. Cómo dijimos en la Fase 1 del experimento, supuestamente según nos anunció la web (de  hecho sigue apareciendo este contenido), la caja debía estar compuesta por:

    Patata Nueva (0,25kg) Cebolla seca (0,25 kg) Lechuga (1 u) Coliflor (0,75 kg) Pimiento Rojo (0,2 kg) Calabaza (1,5 kg) Zanahoria (0,75 kg) Tomate Raf (0,5 kg) Puerro (0,5 kg) Pepino (0,5) Aguacate (0,25 kg) Plátanos (0,5 kg) Naranja de mesa (1 kg)
    Pero en cambio no tenemos ni lechuga, ni coliflor, ni pimiento rojo, ni tomate, ni puerro ni aguacate.

    Sabemos que muchas veces prima la producción, es decir, nos sirven lo que cultiva el agricultor más cercano según la cosecha semanal o quincenal pero concretamente, como en esta web nos aseguraron que el contenido de la caja se actualiza cada semana, les escribimos para que nos cuenten qué ha pasado.

    Buenas tardes,

    He recibido la cesta y la verdad es que he echado de menos muchos productos. Se que el contenido es orientativo pero hay cosas considero básicas que no están y pensaba que actualizaríais el contenido con los productos reales que se envían cada semana.

    No tengo ni tomates, ni lechuga, ni coliflor, ni pimiento rojo, ni aguacate, ni puerro. Cuando en la web sigue apareciendo que el contenido de la caja es: Patata Nueva (0,25kg) Cebolla seca (0,25 kg) Lechuga (1 u) Coliflor (0,75 kg) Pimiento Rojo (0,2 kg) Calabaza (1,5 kg) Zanahoria (0,75 kg) Tomate Raf (0,5 kg) Puerro (0,5 kg) Pepino (0,5) Aguacate (0,25 kg) Plátanos (0,5 kg) Naranja de mesa (1 kg)

    Me gustaría saber si esto es siempre así, para buscar otras opciones.

    Saludos.

    A lo que nos contestan rapidísimo (excelente atención al cliente), lo siguiente:

    Buenas tardes, Eva

    no, no es así. Procuramos tener actualizada todas las semanas la web con los productos que se van a enviar y que las cestas se adapten lo más posible a ello.

    Sentimos mucho lo ocurrido, ha habido un “despiste” pero te aseguro que en tus envíos recibirás lo que viene indicado, salvo alguna excepción.

    De todos modos, si hay algún producto que no quieras dínoslo y en la próxima cesta compensamos, vale?

    Gracias, y perdona el error.

    Un saludo

    Quedo muy agradecida y además me vuelven a escribir:

    Hola Eva: Ya está hablado con el productor y le hemos enviado todo lo que falta junto con la foto adjunta. En primer lugar siente mucho lo ocurrido, y te pide disculpas.

    En tu próxima cesta en 2 semanas, serás compensada, por este incidente.

    Muchas gracias. Que tengas un buen día. 

    Por lo que tenemos que decir, que de momento el experimento no ha salido bien del todo, la semana que viene pasaremos directamente a la Fase 3: recibir de nuevo la caja y ver si efectivamente, se servicio de post-venta es tan bueno como parece.

    En cuanto al sabor de los alimentos y la diferencia con los productos normales, tenemos a nuestro catador oficial Jaume que me ha hecho un pequeño análisis de los productos:

    - Manzanas: sabor parecido
    - Pepinos: se nota la diferencia
    - Calabacín: se nota muchísimo la diferencia
    - Plátanos: no se nota nada la diferencia
    - Berenjena: por comprobar
    - Pimientos: por comprobar
    - Patatas: por comprobar
    - Cebolla: por comprobar
    - Peras: se nota algo la diferencia, pero están demasiado duras
    - Zanahorias: se nota muchísimo la diferencia, tal vez sea lo que más destaque, están dulces y buenísimas
    - Naranjas: se nota muchísimo también, están excelentes
    - Nabo: riquísimo también, en ensalada :)

    De momento merece la pena pagar un poquito más, lo que nos queda por saber es si recibiremos los productos que hemos pedido.

    Eso lo dejamos para la Fase 3.

    Y por cierto, se está cociendo ya el Experimento número 2: “Cómo abrir una cuenta bancaria ética y escapar de la banca tradicional”

    Eva en twitter

     


  3. Experimento number one

    febrero 15, 2012 by Eva

    Buenas tardes matriuskas!

    Hoy vamos a empezar un experimento.

    Siempre he tenido especial predilección por la Alimentación Ecológica y de calidad, en intentar comprar directamente del huerto, o como mucho de la frutería local. Se que hoy en día es bien complicado porque el trabajo, las prisas, el dinero, etc. nos impiden muchas veces hacer lo que nos gustaría en el desarrollo de este tipo de filosofías alternativas.

    Hace un tiempo descubrí la página web www.mumumio.com y llevo un tiempo queriendo probarla. En ella se nos ofrece un gran catálogo de productos frescos y de calidad, muchos de ellos ecológicos y muchos también vienen directamente del productor. Pero antes de presentaros los pasos que me llevarán a completar este experimento, vamos a hablar un poquito de alimentación ecológica y alternativa

    En la wikipedia encontramos la siguiente definición:

    “La agricultura ecológica, o sus sinónimos: orgánica o biológica, es un sistema para cultivar una explotación agrícola autónoma basada en la utilización óptima de los recursos naturales, sin emplear productos químicos de síntesis, u organismos genéticamente modificados (OGMs) -ni para abono ni para combatir las plagas-, logrando de esta forma obtener alimentos orgánicos a la vez que se conserva la fertilidad de la tierra y se respeta el medio ambiente. Todo ello de manera sostenible y equilibrada.”

    En cuento a la ganadería extensiva (y de paso introduzco también el concepto de extensivo):

    “Los sistemas extensivos, tradicionales o convencionales de producción animal se caracterizan esencialmente por formar parte de un ecosistema natural modificado por el hombre, es decir, un agroecosistema, y tienen como objetivo la utilización del territorio de una manera perdurable, o sea, están sometidos a los ciclos naturales”

    Y os preguntaréis, ¿por qué voy a cambiar mi tipo de alimentación si es mucho más cara y difícil de conseguir? He aquí unos cuantos argumentos que me sirvieron a mi misma para convencerme que debía hacer el cambio poco a poco:

    - El primer motivo es que no estamos hablando del mismo producto. No es lo mismo un tomate de una gran superficie que un tomate ecológico, el sabor, la textura, el contenido en agua, el aporte de nutrientes, no son los mismos, por lo tanto no podemos comparar el precio de dos productos cuando no son el mismo.
    - Porque no han sido modificados genéticamente y ayuda a la conservación de semillas autóctonas, auténtico Patrimonio de la Humanidad.
    - Porque se fomenta un consumo responsable y de temporada. Evitamos que pasen cosas como esta:

    En la imagen (pinchando en ella entramos a la fuente) podemos ver la costa de Almeria en 1974 y en la actualidad. Yo misma estuve en Almeria el año pasado y el paisaje es desolador, plástico, plástico y más plástico por satisfacer las necesidades que generamos (y no voy a entrar a hablar de la cantidad de tomates y fresas que se producen allí y se tiran porque no merece la pena ni ponerlas en venta).
    - Porque contribuimos y apoyamos la economia local frente al capitalismo salvaje de las grandes corporaciones.
    - Muchos motivos más los podemos encontrar aquí.

    Por tanto, teniendo en cuenta todo esto, vamos a ver si nos sale rentable y merece la pena gastarse un poquito más de dinero por comer mejor. Vamos a seguir unos pasos con el objetivo de tener en casa una cesta de verdura y fruta ecológica la semana que viene.

    Experimento numer one: cómo comer ecológico sin salir de casa

    Fase 1: conseguir una cesta ecológica sin salir de casa

    1. Vamos a mumumio
    2. Buscamos una cesta que se adapte a nuestras necesidades. Dándole vueltas he elegido esta que esta semana estará compuesta por: Patata Nueva (0,25kg) Cebolla seca (0,25 kg) Lechuga (1 u) Coliflor (0,75 kg) Pimiento Rojo (0,2 kg) Calabaza (1,5 kg) Zanahoria (0,75 kg) Tomate Raf (0,5 kg) Puerro (0,5 kg) Pepino (0,5) Aguacate (0,25 kg) Plátanos (0,5 kg) Naranja de mesa (1 kg) r> Total: 5 kg aprox.
    3. Comprobamos que tenemos una oferta en la que suscribiéndonos (hacer que nos traigan una cesta cada semana), la cuarta cesta nos va a salir gratis: genial.
    4. Introducimos nuestros datos, le damos a aceptar e introducimos la información de pago.
    5. Mumumio también nos da la opción de cambiar algún producto que no nos guste. Yo les envié una nota diciendo que me cambiaran la calabaza (por sorpresa).

    Y en próximos días pasaremos a la recepción del material: pondré fotos y comentaremos si merece la pena o no.